La motivación en el alumno.

Hay un problema bastante frecuente ante el que muchos padres se desconciertan: Su hijo/a no quiere estudiar. Ante esto, hecho que no comprenden ni saben cómo atajar, se adoptan medidas, por el
procedimiento de refuerzo y/o castigo, por si dan en la tecla; el cambio de centro educativo, la ayuda de un profesor particular, diversos premios y castigos…

Está claro que no todas las técnicas utilizadas para promover dicha motivación, tienen la misma fuerza para despertar el interés y mover la voluntad del alumno con respecto al aprendizaje. Sabemos también que las mejores herramientas que elabora el alumno para fomentar su propia motivación, son las que se desarrollan por medio de la motivación intrínseca ( aquella que se da de forma innata en el alumno, que le lleva a superar sus metas diarias).

Esta motivación será posible en la medida que padres y profesores sepan ver valores detrás de las tareas escolares de los niños/as y ayudarles a descubrirlos. Todo esto significa que la motivación de los hijos/as hacia el estudio no es algo que se pueda improvisar. Es un arte que conviene aprender.

Para todo ello, ofrecemos una serie de consejos que se pueden llevar a cabo por padres y profesores, para favorecer el interés, la dedicación  y el compromiso del alumno hacia el aprendizaje:

DECÁLOGO PARA MOTIVAR
1. Los elogios aumentan la confianza en sí mismos de los niños/as.
2. Contar con la aprobación de los padres ayuda a aceptar el esfuerzo.
3. Ante un fracaso hay que estimular un propósito de mejora.
4. No debe alabarse a la persona, sino el trabajo realizado.
5. Es bueno informar periódicamente a los niños/as de los progresos. Lo ideal es que el mismo individuo pueda descubrir sus progresos.
6. Hay que dejar ver que siempre se espera algo más de ellos y que se confía en sus posibilidades.
7. No conviene alabar siempre o de forma excesiva. Esto fomenta el engreimiento y el falso concepto de uno mismo, además hace que se valore poco lo conseguido.
8. Los premios son más efectivos porque fortalecen la conducta correcta. Para que éstos no favorezcan el hecho de actuar por el premio y no por la obra bien hecha, han de graduarse
hasta llegar a las motivaciones de logro (ver cuadro anexo).
9. Los premios y alagos han de:
 – Estar relacionados con la conducta que se desea valorar.
 – Enlazar con los intereses y aficiones personales.
 – Establecerse a corto plazo.
 – Evitar las recompensas económicas o los regalos materiales por sistema.
 – No premiar todo lo que se hace bien.
10. Los efectos del castigo son primordialmente emocionales, malogrando la realización y no cambiando el aprendizaje. Éstos deben reunir algunas condiciones para que sean educativos:
 -Que no sean un mero desahogo del enfado de los padres. Que no sean interpretados como una represalia.
 – Que sean proporcionales a la falta cometida.
 – Que estén en relación al carácter y edad del niño.
 – Que se impongan sin demora.
 – Que la sanción se imponga tras un diálogo con el niño/a, de forma que éste comprenda por qué ha actuado mal y vea el castigo como una forma de reparar la falta cometida. El castigo es una ayuda para mejorar.

” .Nunca consideres el estudio como una obligación sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber”.Albert Einstein.

 

Departamento de Orientación

Como se ha mencionado en la entrada anterior, nuestro Centro consta de dos aulas de apoyo a la integración (U.A.I.), donde el Departamento de Orientación tiene especial responsabilidad en el asesoramiento global en relación con las medidas de atención a la diversidad que se realizan, coordina la evaluación psicopedagógica y colabora en el diseño y desarrollo de las adaptaciones curriculares dirigidas al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo, así como el diseño, desarrollo y evaluación de distintos programas de intervención relacionados con la atención a la diversidad.

Por supuesto, esa no es la única actividad que realiza este departamento, ya que se está al servicio de todo el alumnado del Centro, procurando atender  las necesidades que nuestro alumnado demanda, ya sea a nivel familar, social, personal y/o académico. También se encarga de orientar profesionalmente al alumno para que conozca todas las alternativas que tienen para seguir formándose una vez que abandonen el Centro.

Otra función, es la de apoyar o  complementar al tutor/a, ya que son ellos los  encargados de brindar apoyo académico  y/o personal necesario al alumno que le ha sido encomendado y de crear un ambiente adecuado de confianza y respeto para su desarrollo, ayudándole a prevenir posibles desajustes que se puedan presentar a lo largo de su trayectoria dentro del Centro.

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad”. Karl A. Menninger

 

 

¡Bienvenidos al aula de apoyo a la integración de Primaria!

La atención a la diversidad debe ser entendida como el conjunto de actuaciones educativas dirigidas a dar respuesta a las diferentes capacidades, ritmos y estilos de aprendizaje, motivaciones e intereses, situaciones sociales, culturales, lingüísticas y de salud del alumnado. Constituye, por tanto, un principio fundamental que debe regir a toda la enseñanza básica cuya finalidad es asegurar la igualdad de oportunidades de todos los alumnos ante la educación y evitar, en la medida de lo posible, el fracaso escolar y el consecuente riesgo de abandono del sistema educativo.

Para ello nuestro centro consta de dos aulas de apoyo a la integración, que atienden a dicha diversidad de nuestro alumnado, una en primaria y otra en secundaria, en las cuáles se trabaja insistentemente para que nuestros alumnos alcancen un nivel de desarrollo y de aprendizaje lo más normalizado posible. Para ello hay que tener en cuenta una serie de objetivos que se deben alcanzar, para que dicho trabajo sea fructífero. Son los siguientes:

– Procurar el desarrollo normalizado e integral de los alumnos-as con n.e.e. en los niveles psicológico, afectivo e instructivo proporcionándoles un tratamiento compensador que les ayude a superar sus dificultades.

– Desarrollar el lenguaje, para que sirva como medio de aprendizaje e integración social.

– Conseguir gradualmente el dominio de las técnicas instrumentales básicas.

– Conseguir la mayor integración posible de cada alumno-a en las actividades escolares y extraescolares del centro, con el máximo rendimiento en función de sus necesidades.

– Establecer una buena coordinación con los tutores y profesores de las distintas áreas

para que el proceso de enseñanza-aprendizaje de los alumnos tenga continuidad.

– Implicar a los padres-madres en el proceso educativo de sus hijos-as concienciándoles de la importancia de la colaboración en dicho proceso.